¡HOLA! ¿QUIERES SABER QUIÉN SOY?

Me llamo Jordi Solé y soy consultor y formador online. Ayudo a formadores que quieren convertir sus cursos presenciales en cursos online y empezar generando 1000 euros extra al mes, de tal forma que consigan un negocio online escalable del que puedan vivir full time en el futuro.

Estoy convencido de que tus cursos son excelentes y tus alumnos están muy satisfechos contigo.

Pero trabajas muchas horas y bueno, los ingresos tampoco son como para tirar cohetes. Y ganar más, tendrías que sacar tiempo de donde no tienes.

Te entiendo porque mí me pasaba lo mismo, hasta que llegó un momento en que decidí salir de la rueda de hámster y convertirme en formador online.

Sé lo que estás pensando…

Jordi, ¿cómo voy a llevar mi training presencial al canal online? No tengo ni idea de cómo se hace un curso para Internet y cómo conseguir alumnos. Ni cómo organizarlo todo. ¡Menudo jaleo!

¡Te equivocas!

Eso no es ningún problema, porque estoy aquí para ayudarte. ¿Quieres saber cómo?

Yo también empecé como formador presencial, igual que tú

Siempre he tenido claro que compartir mi conocimiento con los demás era mi vocación. Quizá mis fracasos durante mi época de estudiante me empujaron a buscar formas de enseñar distintas de lo que es una clase tradicional.

Lo importante para mí es que mis alumnos se sientan motivados y disfruten mientras asimilan conocimientos que pueden llevar fácilmente a la práctica.

Aunque si soy sincero, no siempre he sido profesor.

Empecé mi trayectoria profesional en agencias de comunicación que trabajaban para grandes marcas. Pero bueno, dicen que la cabra tira al monte y en mi caso así fue, ya que al poco tiempo aposté por dedicarme a la formación.

Mi salto al emprendimiento

Durante mi trayectoria como empleado por cuenta ajena tuve jefes buenos y malos.

Así que la experiencia con jefes mediocres me llevó a sopesar los pros y los contras del trabajo por cuenta propia y tomé la decisión de emprender.

La idea de poder escoger mi equipo, mis horarios y mis proyectos fue lo que más me atrajo del emprendimiento.

Y así comencé. Seguía dando clases presenciales a tiempo completo, y me gustaba, pero trabajaba para intermediarios, por lo que el beneficio que conseguía era poco.

Llegué a tener dos bajas laborales por estrés.

El cuerpo me decía que debía reinventarme.

De formador presencial a formador online

Cuando me di cuenta de las oportunidades que existen ahora en internet y vi cómo otros emprendedores ofrecían cursos online desde su propia web, me dije que quería llegar hasta allí para poder ayudar a un número ilimitado de alumnos de forma simultánea sin hipotecar todo mi tiempo.

Así explicado parece hasta sencillo, pero realmente me costó 8 años darme cuenta de que tenía que dar un giro a mi empresa y poner todo el foco en crear un negocio online de formación.

Cuando comencé a construir mi negocio online salté al vacío.

Decidí poner todo el foco en mi nuevo negocio e incluso dejé de prestar servicios de formación presencial a uno de mis clientes más importantes.

Al principio creí que el éxito solamente se conseguía insistiendo. Así que empecé trabajando yo solo y casi estuve a punto de tirar la toalla. Creé cursos online y estrategias en las que invertí miles de euros que no validé en el mercado y no funcionaron.

Trabajar con mentores salvó mi negocio

Todo cambió cuando empecé a trabajar con mentores.

Gracias a sus consejos seguí insistiendo. Modifiqué cursos que no funcionaban por otros que generaban ingresos y redefiní la propuesta de valor de mi negocio.

Poco a poco fui creando mi equipo de colaboradores para externalizar las tareas que me ocupaban tiempo y en las que no soy experto. Creé también una red de contactos que afiliaban mis cursos y me convertí en mentor de consultores que impartían formación presencial y querían digitalizar su training.

Mis clientes de mentoría comenzaban obteniendo ingresos extra con su formación online, posteriormente conseguían vivir de ello y me recomendaban a otros consultores que se convertían en nuevos clientes.

Mi sueño era un negocio de formación online escalable. Y lo he logrado

Conseguí automatizar mi negocio, delegar en mi equipo y subir precios, con lo que multipliqué por cuatro la facturación. Las dificultades que había ido teniendo se convirtieron en ventas y victorias.

Sin embargo, no escalé hasta las seis cifras de facturación anual hasta empezar a trabajar duro con Franck Scipion, el infoproductor y mentor número uno de habla hispana.

Gracias a sus consejos mejoré mi propuesta de valor para el mercado, marqué unos objetivos comerciales a 12 meses y cerré un plan de acción con tres lanzamientos de 5 cifras al año.

He ganado calidad de vida porque con mi negocio online tengo más tiempo libre y por eso puedo dedicar más momentos al deporte, al ocio y a la familia. Pensé que nunca podría conseguirlo pero finalmente se hizo realidad cuando me apoyé en las personas adecuadas.

Ya conoces mi faceta profesional. ¿Te apetece conocer algo más personal sobre mí?

Soy graduado en Multimedia y tengo estudios de Psicología en la Universitat Oberta de Catalunya. También dispongo de un Máster en Diseño Publicitario y Comunicación en la escuela Elisava de la Universitat Pompeu Fabra.

Cuando empecé a pensar en montar un negocio online me formé en marketing digital, especialmente en marketing de contenidos, blogging y marca personal. La verdad es que soy un apasionado del aprendizaje constante y no concibo mi profesión sin aprender algo nuevo cada día.

Ya en el terreno más personal podría contarte muchas cosas, como estas:

  • Nací en Tarragona, soy el pequeño de tres hermanos y vivo con mi pareja.
  • Soy una persona de gustos sencillos.
  • Me gusta pasear por la naturaleza, quedar con amigos que me hacen feliz y disfrutar de la lectura.

He colaborado en distintos proyectos de voluntariado. Siempre he pensado que si todos aportamos nuestro grano de arena, podríamos conseguir un mundo mejor.

¿Quieres convertir tu formación presencial en cursos online?

Contacta ahora conmigo y te ayudaré a dar los primeros pasos del plan maestro que te llevará a facturar tus primeros 1000 euros extra al mes.